Posteado por: cercadeafrica | 24/12/2009

Turismo responsable en Camerún

Viajar por África es descubrir inmensos espacios todavía vírgenes, naturaleza en estado puro y experimentar nuevas sensaciones… Para muchos de nosotros, africanistas declarados, viajar por África significa por sobre todas las cosas, conocer gente. Creo que en ninguna otra parte del mundo la gente es tan dada a la palabra, a la tertulia, sea un bar mugriento cerca de un puesto de artesanía o bajo un baobab, a los africanos les encanta charlar.

Hace 3 años conocí en las playas vírgenes de Mouanko a Joseph, un pescador con el que inicié una conversación mientras se ponía el sol y hasta hoy seguimos charlando de la vida…

Joseph es un hombre polifacético. La selva y el río han sido su escuela y hoy constituye su medio de vida. Este atractivo joven mabí – ojos expresivos, piel oscura, nariz ancha y pómulos salientes – es camarero en un albergue en medio de la jungla, remero de canoa  en el río Sanaga, experto en plantas medicinales y guía-localizador de fauna. El ecoturismo le ha cambiado la vida. A él y a sus vecinos de varias comunidades indígenas en la región selvática que se extiende entre los ríos Sanaga y Lokoundjé, en el suroeste de Camerún.

Él y otros indígenas de Mbiako, un pueblo de pescadores situado en el delta del río Sanaga participan en un esperanzador proyecto de turismo responsable junto con la agencia de viajes Middle Africa. La fórmula puesta en marcha en este rincón de la selva ecuatorial africana entremezcla el ecoturismo y el respeto a cultura nativa con la investigación y busca un solo fin: aliviar la miseria sin alterar la biodiversidad.

En 2008, nadie preveía que la agencia de turismo responsable Middle Africa con el fin de fundar un proyecto de turismo responsable para proteger el frágil medio ambiente de la selva que se extiende entre los ríos Sanaga y Lokoundjé fuera a tener consecuencias tan trascendentales en el futuro de los habitantes de Mbiako. La afluencia de expertos en biología y ecoturismo y luego de turistas animó a los responsables de Middle Africa a abrir un albergue entre la desembocadura del río Sanaga principios de 2009. Para ello contactó con los líderes locales de Mbiako para presentarles el proyecto. Al final, la colaboración desembocó en un compromiso para explotar conjuntamente las posibilidades ecoturísticas de la zona, protegiendo sus espacios naturales y respetando las tradiciones indígenas. Una verdadera ‘alianza de civilizaciones’ que beneficia a todos, incluidos los habitantes no humanos de la espesura.

A pocos meses del inicio del proyecto, uno se da cuenta que su éxito reside en que involucra a la población local; de manera que, en unos años, los negocios pasarán a ser gestionados por los nativos y quedarán exclusivamente en sus manos. Hasta entonces, reciben formación como guías turísticos, con clases de interpretación del territorio, de la fauna y flora, de la cultura de los diferentes grupos étnicos de la región, así como lecciones de inglés y español. También se comprometen a no cazar especies protegidas de fauna ni a destruir plantas silvestres amenazadas. Los ingresos generados por sus actividades revierten en mejoras de las infraestructuras de la aldea.

Sin duda, la llegada del ecoturismo ha dado nuevas salidas a las viejas habilidades de los pueblos de la zona. Así, Marie, de 50 años, y su hija Lucille confeccionan collares que venden en el poblado y en la ciudad turística de Kribi. Joseph se dedica a hacer de intermediario entre dicha población y los diferentes artesanos de la región.

El caso de Joseph es, pues, uno más de esta nueva época del delta del río Sanaga. Como guía conoce muy bien las especies que habitan en el bosque húmedo donde se asienta su poblado, uno de los enclaves del mundo con mayor diversidad tropical junto a la selva amazónica y la de Papua Nueva Guinea. Aquí pueden encontrarse miles de especies de aves, incluidos loros. Varias especies de monos, de los que destacan varios grupos de chimpancés, una pequeña comunidad de elefantes de bosque, más de 15 especies de murciélagos, pequeños antílopes, la amenazada rana Goliath –el mayor anfibio africano-, los tímidos manatis y muchas especies de peces y crustáceos que sustentan parte de la dieta de los indígenas.

 El albergue sostenible de Mbiako. 

Su estratégico emplazamiento, entre el Océano Atlántico y la selva virgen africana, y su mimetismo con el entorno natural y cultural convierten al albergue familiar de Mbiako en un lugar ideal para descansar y disfrutar de paseos y excursiones por las playas, poblados y bosques de los alrededores. Aparte de la atmósfera que uno respira en el delta del río Sanaga, uno de los grandes atractivos del albergue es que está cogestionado por la empresa Middle Africa y por los indígenas que habitan la zona, y este hecho diferencial se nota.

Las cabañas de madera fueron diseñadas conjuntamente por los pescadores mabea del poblado y por un arquitecto camerunés especializado en arquitectura sostenible. Éstas, están integradas en el entorno, tropical, selvático y marítimo. Algunas habitaciones tienen un lado completamente abierto al exterior para escuchar el ruidoso concierto nocturno de los animales, el sonido del oleaje acariciando la arena blanca y disfrutar la sensación de dormir a la intemperie. La luz es proporcionada por tenues lámparas de aceite, y en las duchas sólo está permitido utilizar jabón biodegradable, pues no hay tuberías para los residuos.

La experiencia es inigualable, pese a las incomodidades, pero la estancia en la zona ha de prolongarse al menos una semana si uno quiere descubrir sus misterios.

 No es una utopía: la explotación turística, la conservación de la naturaleza y los derechos indígenas pueden caminar de la mano.

JR.

Anuncios

Responses

  1. Estuve en Cameroun muy a menudo, porque mi profesión de comerciante lo requería. Tienes razón África es muy hermosa, ya no la visito más tengo grandes recuerdos del país de los bosques y de sus gentes.

    Quizás haya cambiado, más las infraectruturas eran escasas, como para lograr turismo de masas. Si alguien decide visitarlo, hágalo en grupos por Agencia, es más tranquilizador. No adecuado para niños en mi criterio. .

    Disfrutad del viaje, la zona del Norte es la más bella en bosques. Que lo disfrutéis.

    Veronica cumplo mi promesa de visitarte. Florián

  2. Sólo he leído “Viaje en el tiempo” y no he seguido para no cabrearme más. ¿Esto es un blog donde se da una imagen positiva de África?????????
    ¿Y dices que has viajado a la prehistoria porque has estado con un pueblo que vive de una forma distinta a nosostros??? en fin, haztelo mirar!!

  3. Por supuesto que me trasladé en el tiempo. Esa fue mi experiencia y ante todo es respetuosa. Es cierto que viven de una manera distinta, lo cual no quiere decir que sean inferiores, que es lo que estás sugiriendo que yo he dicho.
    Te he contestado a tu otro comentario también:
    https://cercadeafrica.wordpress.com/2009/11/26/diez-curiosidades-de-los-cameruneses/#comment-72
    Igualmente te animo a proponer temas que puedan ser interesantes o sugerirme fuentes donde encontrar más información.

    Un saludo
    verónica

  4. Hola….
    Cuando pensamos en montar este blog, la idea era abrir debate, comentar aspectos relacionados con África, y fomentar el turismo responsable. Con Verónica, ‘alma máter’ del blog, nos conocimos gracias a su pasión por viajar y por África. Tenían pocos días con su chico y les propuse una incursión en la selva camerunesa, para que conocieran de cerca al pueblo badgeli, conocidos como pigmeos y que siguen viviendo de la caza y la recolección. Nuestra idea es siempre pasar al menos una noche con ellos, compartir con ellos su día a día, y que haya una interacción de tú a tú. Si Verónica, madrileña es publicista, de clase media, ávida lectora y le gusta el color morado, pues Marie, badgeli camerunesa es recolectora, tiene 3 hijos, y le gusta cantar y divertirse cuando está paseando por la selva, y de vez en cuando disfruta llegando hasta los poblados bantú cercanos a la carretera principal -que parte en dos la selva de sus antepasados- e intercambiando miel, cortezas medicinales y algún animal cazado por ropa europea -o china-, sal, y cerillas (mucho más cómodas que las ancestrales piedras fogueras).
    Con esto quiero transmitirte que como antropólogo soy muy consciente de lo que comentas, pero nuestra filosofía de presentar África, al menos en nuestro viajes, pretende justamente lo que comentas: mostrar la realidad del país, sus barrios de clase baja, media y alta…hay que conocer el barrio chino de BCN y Pedralbes, nuestra Puerta de Hierro, charlar con universitarios, y con los chóferes que nos llevan de un lugar a otro….en fin, nosotros ponemos sobre la mesa todos los elementos para que el viajero con ganas de conocer, o al menos intuir, ‘de qué va eso’, pues que lo puedan hacer. Pueblos como el citado de los badgeli, son anacronismos en el mundo globalizado de hoy en día, pero también son de los pocos que mantienen una cosmovisión particular, que difiere mucho de los valores judeo-cristianos en lo cuales estamos inmersos en Occidente, y de los cuales forman parte las élites -y gran parte de la sociedad urbana- de estos países africanos. El romanticismo, la curiosidad, y el etnocentrismo forman parte de nosotros, los viajeros, nos han entrenado, y claro que se puede tener voluntad relativista, pero si somos sinceros, siempre nos fascinará más ‘el otro’ que el parecido… Dicho esto, yo siempre aclaro que es mucho más fácil conversar con un camerunés urbanita y universitario que con un campesino koma de los remotos Montes Alantika, un nómada mbororo, o una adolecescente badgeli de la selva de Fifinda. En fin, todo son aspectos de una misma realidad.
    El blog no ha tenido nunca una voluntad reveladora de verdades, y mucho menos de clasificar. Muchos de los extractos que comentas son de un guía que escribí sobre Camerún hace unos años, y como te imaginarás las guías deben sintetizar, pero hay muchos comentarios que dejan muy claro que tan fascinante es pasearse por un barrio popular de Douala, como asisitir a una clase en la Facultad de Derecho de Yaoundé, como hacer un trekking hasta un poblado de adobe koma en el norte del país.
    joan

  5. […] lo que vi del país me encantó. Pero de la misma manera, también este blog ha recibido alguna crítica diciendo que ofrece una imagen […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: