Posteado por: cercadeafrica | 10/03/2011

Diario en Camerún (XIX)

15 de septiembre 2010

Después de un baño en nuestra piscina privada, desayunamos rodeados de la gente del poblado, que se han reunido para la ocasión. No suelen recibir visitas de viajeros blancos por aquí, así que nos miran con curiosidad. Todos reciben su pequeña ración de sal, jabón y cerillas. Nos enseñan un nuevo modelo de portabebés de cuero, fabricado por ellos, muy parecido al que usamos por aquí, y que está teniendo mucho éxito entre los pueblos de alrededor. La gente es encantadora.

Mujeres koma

Familia koma

Mujeres koma

Portabebés

Unas dos horas y media nos separan de Wangay, pan comido después de la ruta de ayer. Llegamos al lamidato sobre las diez y media, con un calor sofocante. Recuperamos nuestras cosas y de nuevo en coche nos ponemos en marcha rumbo a Mbe, donde haremos noche. Unas tres horas, de pistas polvorientas, nos separan de Poli, donde paramos a comer pescado guisado con ñame, un tubérculo parecido a la patata, pero un poco más consistente, muy bueno.

Nuestro guía Abdul y comandant Issa

Continuamos otras tres horas más hacia Mbe. Al llegar nos topamos con un simulacro de Guerewol, o Darkwol, como lo llaman aquí en Camerún, no nos podemos creer nuestra suerte. No es un verdadero Guerewol, pues en este, las parejas no serán para toda la vida, pero jóvenes Mbororo de varios pueblos de alrededor se han reunido para simular este rito, en el que ya de manera formal, participarán el año que viene por el mes de julio. Los chicos llevan la cara pintada de un color ocre, los labios oscuros y se adornan con pendientes y toda clase de complementos para seducir a las chicas, que también se han maquillado y vestido con esmero para la ocasión Se colocan unos enfrente de los otros y a ritmo de radiocasete y tambor comienza la danza. Los chicos se adelantan solos o en grupo y marcando el paso se dirigen a la mujer elegida, sólo si es correspondido, la mujer seguirá sus pasos hasta el lugar donde esperan el resto de los chicos. Es la mujer quien finalmente elige a su pareja, bailando tras él en cada ocasión. Así una y otra vez los jóvenes se van conociendo y eligiendo, de modo que el año que viene puedan formalizar su relación de manera definitiva. El espectáculo continúa hasta mucho después de anochecer, después los jóvenes se despiden hasta otra ocasión en la que poder juntarse de nuevo. Los Mbororo esperan a tener relaciones con el otro sexo hasta después del Guerewol, cuando la pareja es formalizada y bendecida por los jefes de los diferentes clanes. Las edades de los protagonistas oscilan entre doce y catorce años, para las chicas, y quince y diecisiete para los chicos.

Mbororo maquillado para el gerewol

Joven en gerewol

Seducción

Gerewol

Nos alojamos en el hostal de Mbe, todo un lujo después de la tienda de campaña de los dos últimos días. Tenemos una cama y ducha, que más se puede pedir. La dueña del hostal nos prepara cuscús, que se toma tradicionalmente en el norte como el plato consistente del día. Consiste en una masa de textura suave hecha con harina de mijo y agua caliente, que se utiliza como soporte, para llevarse la salsa de verduras, cacahuetes y trozos de carne a la boca. El sabor es ligeramente amargo debido a la verdura omnipresente en la cocina camerunesa, el n´dole, de aspecto parecido a nuestra espinaca.

JR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: