Posteado por: cercadeafrica | 31/03/2011

Diario en Camerún (XXI)

17 de septiembre 2010

Inesperadamente llegamos a Belabo antes de lo previsto, así que aun podemos descansar una hora y media en una pensión, para nada recomendable de la cadena Deville, muy numerosa en Camerún. A las cinco nos ponemos de nuevo en marcha con destino Yokadouma.

A partir de Bertua, capital administrativa y económica de la zona, la carretera se complica; una pista de tierra roja llena de baches, por el tránsito de enormes camiones cargados de madera, nos acompañará hasta Bella, a orillas del río Sangha, frontera natural con República Centro Africana.

El paisaje absolutamente virgen, de vegetación impenetrable, se abre a veces para albergar pequeños poblados Bantús de apenas tres o cuatro chozas de adobe y construcción rectangular. El polvo rojo del camino lo inunda todo, los árboles, las casas, la ropa tendida sobre los tejados, todo es rojo.

Si la presión de la policía camerunesa sobre los conductores se hace notar habitualmente, en esta zona fronteriza se acentúa aun más. Enseñamos documentación y pasaportes un montón de veces a lo largo del trayecto, en alguna ocasión nos pidieron las cartillas de vacunación de la fiebre amarilla, obligatoria para entrar en el País. Si no encuentran nada sancionable, no tienen reparos en pedir algunas CFA para cerveza o simplemente como un aporte extra en su exiguo sueldo.

Camiones enormes de las empresas madereras, cargados con troncos de dimensiones increíbles, circulan continuamente desde el interior de la selva hacia Bertúa, dejando la pista en un estado intransitable.

Transporte de madera

Nos topamos con dos de estos camiones volcados en mitad del camino. Habían chocado hacía más de dos semanas y aún continuaban allí. Los conductores le dieron un número de teléfono a Emmanuel para que avisara a su familia al llegar a Bertúa, donde a veces hay cobertura, pues apenas tenían ya comida. Ellos no pueden abandonar la carga a merced de los ladrones y en ocasiones, según Emmanuel, llegan a pasar más de un mes tirados en la carretera antes de recibir ayuda, increíble!.

Dos camiones volcados

 

Colisión

 

Llegamos a Batouri sobre las 10:30 de la mañana. Batouri es una ciudad minera tipicamente africana más pequeña que Bertua. Cuatro horas más de trayecto nos separan de Yokadouma, donde pasaremos la noche. Esta ciudad recibe gente de todo el país atraídas por el auge maderero. Nos alojamos en el hotel Elephant, que está muy bien dadas las circunstancias y que cuenta con un cocinero que para nuestra sorpresa habla bastante bien español. Yokadouma recuerda una ciudad del antiguo oeste, con sus casas de tablones de madera y calles de tierra. Apenas salimos del hotel agotados por el trayecto y el calor que en esta zona comienza a ser sofocante.

JR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: