Posteado por: cercadeafrica | 07/04/2011

Diario en Camerún (XXII)

18 de septiembre 2010

Partimos a las cinco de la mañana tomando la carretera que va hacia La República Democrática del Congo, según Willy esta es la mejor alternativa para evitar el incordio continuo de la policía. Después de ocho horas de pista agotadora llegamos a Bella, pero la oficina de inmigración está en Lijbongo, donde se supone nos tienen que sellar los pasaportes para pasar la frontera. Nos dirigimos hacia allí y el policía no está en la oficina, parece ser que se ha ido a Bella, desde donde cruzaremos el río que hace de frontera natural con República Centro Africana. Vamos a buscarle y de nuevo a Lijbongo. Entre idas, venidas y trámites pasa más de hora y media.

Comemos algo de nuestra despensa en el club des Amis de Bella, mientras Emmanuel degusta un plato de carne de mono y vamos a negociar con los de las piraguas. Por una barca a motor, media hora de trayecto nos piden 35000 CFA y por una piragua, hora y media de travesía 10000 CFA, así que optamos por la última, aunque no fue la mejor decisión. El río Sangha va hasta los topes de agua en esta época del año, y la piragua no es más que un tronco vaciado bastante endeble para la carga que debe llevar, tres personas, nuestras maletas y dos barqueros que deben remar duro para vencer la corriente del río y llegar hasta Bayanga, al otro lado. El sol a esta hora del mediodía cae directamente sobre nuestras cabezas, el trayecto se nos hace interminable.

Ya en República Centro Africana pasamos por el control de policía y la gendarmería en menos de trescientos metros, eso si, pagando en ambos sitios. Nos despedimos de Emmanuel, que nos esperará en Bella hasta nuestra vuelta y saludamos a nuestro guía en la reserva de Dzanga Sangha, Cristian, responsable entre otras cosas de las actividades turísticas del Parque.

Desde Bayanga hay treinta kilómetros hasta nuestro destino, el Sangha lodge, que será nuestro base de operaciones en la reserva. Si pensábamos que lo peor había pasado en cuanto a pistas se refiere, estábamos equivocados. Nos lleva hora y media recorrer los treinta kilómetros que nos separan del Lodge. La vegetación es tan densa que entra literalmente por las ventanillas del coche, tragándose el camino y hasta la luz del día. El calor y la humedad es agobiante, sin lugar a dudas nos adentramos en la selva. Parece que vayamos transitando por un túnel verde, hasta que de pronto la vegetación deja paso al azul del cielo de nuevo. Comenzamos a ver las características chozas de los pigmeos Baka, en forma de iglú construídas con palos y hojas. El sitio se sale.

Al llegar al Sangha, Roc, el dueño del lodge nos dice que esta noche tendremos que alojarnos en el Doli, porque hace dos semanas un árbol cayó en una de sus cabañas y hasta mañana no tendrá sitio para nosotros. Así que de nuevo al coche. Llegamos finalmente a las seis de la tarde, agotados por casi trece horas de trayecto. Realmente llegar hasta aquí es una tarea dura, y que sin embargo merece la pena. El Doli Lodge era el único alojamiento del parque hasta el año pasado, en el que Roc, abrió el Sangha aprovechando un antiguo campamento de cazadores. La cabaña donde pasamos la noche, al lado del río, es preciosa, nada que ver con el resto de alojamientos donde hemos estado. Al fin una ducha y con agua caliente!, pues gracias a Roc nos calentaron dos calderos de agua, que aprovechamos hasta la última gota. Cenamos, luchando con una maraña de mosquitos, y caemos en la cama rendidos. Por la noche comienza a llover y refresca el ambiente, el aire entra a través de la tela mosquitera que cubre las ventanas sin cristales, casi siento hasta frío…!

JR.

Anuncios

Responses

  1. Indudablemente si decimos Camerún lo primero que viene a tu mente es su paradisiaca locación, además de su flora exuberante y variada, y obvio que no se puede dejar de lado su fauna ya que sin duda a mi parecer es uno de sus principales atractivos porque se presta para un buen safari fotográfico, acá les dejo una página que encontré y que de seguro les va a encantar para hacer un buen plan de viaje http://mundoviajes.portalmundos.com/camerun-un-pais-de-opulencias/ porque Camerún y en sí todo África es una cuna cultural aún por descubrir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: